fbpx

Cómo mejorar la tasa de rebote de tu tienda virtual

Juan David Camargo
Juan David Camargo
Seguir

 · 11 minutos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Para mantener una tienda en línea exitosa, no solo tienes que atraer a la audiencia adecuada a tu sitio, sino que debes captar su atención y convencerlos de comprar.

Un indicador clave del rendimiento de tu sitio en esta área es la tasa de rebote.

¿Qué es la tasa de rebote?

La tasa de rebote es el porcentaje de personas que llegan a una página de tu sitio web y luego se van sin visitar ninguna otra página. Esta métrica puede decirte mucho sobre qué tan bien le está yendo a tu tienda virtual al atraer clientes potenciales. Si tu tasa de rebote es realmente alta, podría ser un claro indicador de que no estás haciendo un buen trabajo para captar su atención, lo que significa que tienes muchas menos posibilidades de convencerlos para que compren.

¿Cuál es una buena tasa de rebote?

No existe una regla establecida para calificar una tasa de rebote «buena» o «mala». Algunos expertos como Neil Patel informan que las tasas de rebote promedio varían entre 45-65% en todas las industrias. Hubspot enlistó las tasas de rebote por industrias según datos de Google. Acorde a ellos, la tasa de rebote promedio del E-Commerce debería estar entre 20-40%.

La lógica diría que una buena tasa de rebote sería una que esté dentro o por debajo de ese promedio.

Sin embargo, para mejorar tu tienda virtual, concéntrate menos en comparar tu tasa de rebote con datos de la industria u otros sitios web, y en su lugar, enfócate en comparar tus tasas de rebote con su propio rendimiento anterior.

En otras palabras, una buena tasa de rebote es menor que el período anterior que estés midiendo (mes, trimestre, año, etc.).

¿Cómo encuentro la tasa de rebote?

La tasa de rebote generalmente se muestra en la parte superior de la primera página cuando inicias sesión en Google Analytics o si navegas a Audiencia > Visión general. Sin embargo, este número es la tasa de rebote en todo el sitio durante un período de tiempo predeterminado y no te dirá mucho.

¿Cómo encuentro la tasa de rebote en Google Analytics?

Si vas a Comportamiento > Contenido del sitio > Todas las páginas, encontrarás la tasa de rebote para cada página individual en tu tienda virtual. Puedes ajustar el período de tiempo en la esquina superior derecha.

¿Cómo debo medir las tasas de rebote?

Debes medir las tasas de rebote contra un período de tiempo con un tamaño de muestra suficiente o entre dos eventos sustanciales. Por lo tanto, puedes observar las tasas de rebote para este mes en comparación con el mismo mes del año anterior. O, si acabas de lanzar nuevo diseño para tu tienda en línea, puedes comparar el primer mes después del lanzamiento con el mes anterior al lanzamiento.

Imagina gastar dinero en un anuncio que envía a diez personas a su sitio, pero ninguno de ellos realiza una compra. Ese pequeño tamaño de muestra no debería llevarte a hacer un cambio importante, ya que simplemente no hay suficientes datos para determinar una tendencia.

Por lo general, es aconsejable mantenerse alejado de tomar decisiones basadas en las tasas de rebote del día a día porque cualquier día puede experimentar una anomalía que deseche tus datos. Sin embargo, esto podría tener sentido en ciertas situaciones. Si tienes un solo evento cada año que representa una gran parte de tus ventas, es posible que desees hacer una comparación de un solo día de la fecha del evento de este año con la del año pasado (por ejemplo, Black Friday).

Otra razón por la que es posible que desees supervisar las tasas de rebote del día a día es detectar cualquier problema. Si normalmente tienes una tasa de rebote del 35% y un día aumenta al 90%, querrás investigar más. Podría ser que algo está roto en tu tienda virtual.

Finalmente, más allá del tamaño de la muestra o el período de tiempo que uses para medir la tasa de rebote, considera exactamente lo que estás midiendo. Las páginas individuales pueden tener tasas de rebote inusualmente altas o bajas o puedes ver que ciertas categorías de páginas funcionan mejor como grupo que otras. Al analizar las páginas individualmente o en grupos coordinados, en lugar de solo mirar la tasa de rebote de todo el sitio, puedes aprender qué páginas o tipos de contenido enganchan a tus clientes y cuáles no.

Pero, ¿por qué la gente rebota?

La gente rebota por numerosas razones, pero generalmente tiene que ver con una de estas cuatro áreas:

1. No estás atrayendo al tipo correcto de visitantes. Si estás ejecutando una campaña de anuncios dirigidos a compradores de lujo de alta gama, pero tu página está vendiendo artículos de descuento a granel, así tengas un sitio web diseñado por el mismo DaVinci, verás una tasa de rebote gigante.

2. No los obligaste a ir más allá. No había nada lo suficientemente interesante como para que continuaran navegando por tu tienda virtual. Incluso un público perfectamente dirigido se irá si el mensaje en la página no retumba en sus oídos.

3. Hubo una mala experiencia del usuario. Quizás tu tienda virtual tardó demasiado en cargarse o tus usuarios no pudieron leer el texto en tu sitio. Tal vez recibieron una alerta de malware o vieron algo más que los hizo sentir inseguros. Si estaban navegando en un dispositivo móvil y la página no estaba optimizada, es posible que hayan seguido adelante con su vida. Si tu menú fue difícil de navegar y no pudieron averiguar a dónde ir, también pueden haberse ido.

4. Proporcionaste exactamente lo que estaban buscando. Una página específica de tu tienda virtual que tiene una tasa de rebote particularmente alta no siempre significa que debe ser rediseñada. De hecho, podría significar que tiene un gran éxito al proporcionar valor al usuario.

Yo sé, suena raro.

Imagina que tus clientes buscan «¿Qué talla de zapatos vende [nombre de tu tienda]?» Hacen clic en el primer resultado de búsqueda y llegan a una página de tu tienda que dice que vende zapatos de mujer en tallas 3 a 11. La persona obtiene su respuesta, archiva esa información para futuras compras y se va. Respondió su pregunta de manera rápida y efectiva y agregó valor a su experiencia. Se fueron sin ver ninguna otra página, pero eso no significa que haya sido un fracaso.

Siempre debes pensar en el contexto completo de la experiencia del usuario y tus objetivos de marketing cuando consideres la tasa de rebote.

¿Qué puedo hacer para mejorar mi tasa de rebote?

1. Seamos técnicos

Los usuarios esperan que tu tienda virtual se cargue rápidamente. Esperan que se ajuste al dispositivo que están usando y que puedan navegarlo de manera efectiva. También buscan signos de legitimidad, como un certificado SSL o avales de la industria.

Según Kissmetrics, el 47% de los usuarios esperan que un sitio se cargue en dos segundos o menos. Es una buena idea realizar algunas pruebas de velocidad y ver el rendimiento de tu tienda virtual. ¿Tu sitio cumple constantemente este umbral? A menudo, el culpable de la lentitud de un sitio web, es la plantilla en la cual está montada. No importa si tu tienda virtual está alojada en Shopify, WooCommerce, Wix u otras, siempre cerciora que la plantilla que elijas sea lo suficientemente rápida.

¿Tu sitio es apto para dispositivos móviles? Los visitantes ahora navegan más en dispositivos móviles y el porcentaje crece a diario. Si tu tienda virtual es difícil de navegar en un smartphone, aumentas enormemente las posibilidades de que tus visitantes se vayan sin ver ninguna página adicional.

Puedes usar la prueba optimizada para dispositivos móviles de Google para ver qué tan bien se adapta tu página junto con sugerencias para mejorarla.

Obtén un certificado SSL y asegúrate que cualquier problema de malware no resuelto que hayas tenido en el pasado esté completamente resuelto. Si los usuarios acceden a tu tienda y reciben una advertencia de virus / malware, puedes apostar que no se quedarán por mucho tiempo.

2. Limita las distracciones

En la era de GDPR (Reglamento General de Protección de Datos), los usuarios que visitan tu tienda virtual por primera vez generalmente reciben un aviso de cookies o manejo de datos en su pantalla. Si inmediatamente acompañas ese aviso con una ventana emergente, un cuadro de chat o cualquier otra cosa que se interponga en el camino de la navegación, los clientes pueden molestarse.

Si tienes numerosos anuncios en tu página, múltiples ofertas intermitentes, ventanas emergentes y caos en general, es como entrar a una tienda física y ser recibido por varios vendedores agresivos al mismo tiempo. Esto hace que la experiencia sea incómoda y hace que los clientes se vayan.

Por lo tanto, limita (o evita) el uso de este tipo de herramientas. Prueba de a uno para ver cómo afecta eso tu tasa de rebote y tus ventas y optimiza la experiencia del usuario de acuerdo con lo que proporciona los mejores resultados. Puedes ejecutar una ventana emergente cada dos semanas y ver si hay un impacto medible en las ventas o las tasas de rebote. Haz lo mismo para los bots de chat u otras herramientas.

3. Crea una navegación fácil

Si ofreces una amplia variedad de categorías de productos, asegúrate que las opciones se presenten clara y rápidamente. Si vendes camisetas, zapatos y pantalones, pero todo lo que muestras cuando un usuario va a tu sitio son camisetas, pueden confundirse o frustrarse e irse. Inmediatamente dales las categorías generales para elegir y permíteles empezar su camino desde allí.

Los elementos de tu menú deben ser cortos, concisos y describir claramente la página exacta a la que están vinculados. Evita usar términos de nicho o muy técnicos en tu menú, ya que esto suele confundir a los visitantes.

Un Sticky Menu es una gran opción para que los usuarios no tengan que desplazarse hasta la parte superior para acceder a tu menú principal. Los clientes esperan encontrar cosas como información de contacto, preguntas frecuentes y políticas en tu pie de página o Footer.

crea una navegación fácil para mejorar la tasa de rebote
El menú de reebok.com está perfectamente organizado por categorías y subcategorías

Finalmente, si tu sitio contiene mucha información o páginas, puede considerar agregar migas de pan. Estos proporcionan una forma secundaria para que los usuarios naveguen por tu sitio y regresen fácilmente a la página en la que estaban anteriormente. También describen la jerarquía de tu tienda virtual y evitan que los visitantes se pierdan.

4. Pon tus mejores cosas por encima del pliegue (above de fold)

El término «Above de fold» o «Encima del pliegue» proviene de los periódicos. Los periódicos se sitúan en un estante y todo lo que puedes ver es la mitad superior, lo que aparece antes de que se plieguen. Esa mitad superior tiene que atraerte de inmediato. Si el titular que llama la atención está en la parte inferior, no lo verá nadie.

En un sitio web, «encima del pliegue» se refiere a lo que es visible para el usuario sin tener que hacer scroll o navegar. Lo que aparece arriba del pliegue será diferente en varios dispositivos y tamaños de pantalla. Prueba tantos tamaños como sea posible para asegurarte de llamar la atención de inmediato.

Consejo profesional: usa Google Analytics para ver qué tamaños de pantalla / dispositivos son responsables de la mayoría del tráfico de tu sitio web. Hay cientos de dispositivos y tamaños de pantalla, pero es probable que un pequeño número represente la mayor parte del tráfico. Como es muy posible que no puedas probarlos y adaptarte a todos ellos, elige los más importantes y trabaja en ellos.

Es posible que tengas que sacrificar la experiencia del usuario por un dispositivo que genera el 1% del tráfico para mejorar la experiencia de un dispositivo que genera el 50%.

5. Siempre se prueba

Si no estás seguro de cómo algo en tu sitio afectará la tasa de rebote, o si deseas refinar pequeños cambios para maximizar su impacto, deberías considerar hacer A / B testing o pruebas divididas. Este tipo de pruebas te permiten enviar tráfico a versiones alternativas de tu tienda virtual o una página en particular. Luego te envían datos sobre el rendimiento general.

Por ejemplo, puedes optar por probar dos variaciones de imágenes de banner en la parte superior del sitio. Puedes ejecutar esto durante un período de tiempo y ver si la versión «A» o la versión «B» dan como resultado una tasa de rebote más baja.

Como raro, Google tiene una herramienta perfecta para esto.

6. Tu Home no siempre es el lugar correcto

Utiliza el SEO para optimizar las páginas en función de las categorías, de modo que las personas no solo lleguen a tu página de inicio, sino que lleguen a la página que ofrece exactamente la categoría de productos que están buscando. Si alguien busca «zapatillas nike», lo ideal es que aterrices en una página de categoría de Nike.com que muestre zapatillas, no la página de inicio donde se muestran sudaderas, accesorios y otros productos que no estás buscando.

Con los anuncios de búsqueda pagos, puedes agregar enlaces a sitios que llevan a los usuarios a una página específica de tu sitio. Si vendes mercancía dirigida a fanáticos de Marvel, puedes publicar un anuncio que aparece cuando alguien busca «juguetes de Iron Man». Un usuario puede hacer clic en el título de tu anuncio y ser dirigido a una landing page dedicada a juguetes de Marvel o productos con la cara de Robert Downey Jr.

Este mismo tipo de contenido también puede aparecer en los resultados de búsqueda orgánica. Si bien no puedes determinar exactamente qué páginas se muestran en los resultados, Papá Google sugiere algunas prácticas.

7. Ten imágenes de alta calidad

Las imágenes de alta calidad son cruciales para el éxito de cualquier tienda en línea. Como los usuarios no pueden ver ni tocar los productos en persona, la experiencia en línea debe ser lo más realista posible.

Las fotos de banco de fotos pueden parecer una buena idea, y en algunos casos lo son, pero son las mismas fotos de archivo que cualquier otra página también puede usar y no te ayudan a establecer una marca única. Intenta crear una apariencia consistente que los usuarios reconozcan y aprecien como auténtica y única para ti. Esto puede implicar el uso de filtros específicos en todas tus fotos o mostrar tus productos en un ángulo especial.

Procura usar también fotos de personas interactuando con tus productos. Es una experiencia más acogedora y personal, como comprar en una boutique local en lugar de un gran almacén lleno de cajas con productos.

8. Accesibilidad y legibilidad

Los usuarios que visitan tu sitio son únicos. Tienen necesidades individualizadas y, al atenderlas, podrás mantener a más personas en tu tienda virtual durante un período de tiempo más largo.

Asegúrate que tu página sea accesible para personas con discapacidades.

9. Muestra autoridad y legitimidad

¿Alguna vez te has preguntado por qué los productos suelen incluir el logotipo «tal como se ve en la televisión» en su caja? ¿O por qué las botellas de vino enumerarán los premios o calificaciones que recibió el vino? Porque agrega un sentido de legitimidad a lo que están vendiendo. Si tu producto ha aparecido en TV o en una página web de medios notable, o si ha ganado un premio o acreditación de una organización de la industria, inclúyelo en tu sitio web para ayudar a los usuarios a comprender el valor de tu producto.

10. Después del rebote

A pesar de tu invaluable esfuerzo, algunas personas aún abandonarán tu tienda virtual sin hacer ninguna acción.

E, incluso si no rebotan, la mayoría de las personas no harán una compra en su primera visita. Puedes comunicarte con estas personas con anuncios de remarketing según las páginas que visitaron.

Si tienes una alta tasa de rebote, estos esfuerzos pueden ayudar a minimizar su impacto negativo mientras trabajas para resolverlo.

Comenzar a medir es comenzar a mejorar

La tasa de rebote es una de las muchas métricas valiosas que puedes usar para monitorear el éxito de tu tienda virtual y mejorarla con el tiempo. Si bien no es lo único en lo que debes centrarte, la mejora constante de tu tasa de rebote a través de una cuidadosa medición y experimentación a lo largo del tiempo puede mejorar en gran medida la rentabilidad de tu negocio en línea.

Asegúrate de pensar siempre en la tasa de rebote en el contexto del período de tiempo y qué página estás midiendo. Olvídate de los datos de la industria, concéntrate en mejorar con el tiempo, en vez de compararte con el vecino.

Juan David Camargo
Juan David Camargo
Seguir

Hecho con ❤️ por Juan David Camargo | Especialista en E-Commerce